El Tratamiento osteopático en el BEBE

OSTEOPATÍA Y LACTANTE

Un tratamiento osteopático precoz permite borrar las eventuales secuelas del nacimiento.

El parto puede ser el primer trauma para el bebé. Demasiado largo o demasiado corto, puede alterar el funcionamiento normal de las estructuras del cráneo. Un parto difícil puede requerir el empleo de espátulas, ventosas o fórceps que van a influir en la correcta movilidad de la unión de los huesos del cráneo y a ocasionar trastornos funcionales inmediatos o ulteriores.

Los niños suelen nacer con la cabeza algo deformada, el cráneo en forma de pepino, un ojo más cerrado que el otro, una oreja más hacia delante que la otra, la nariz aplastada...

Los padres oyen a su alrededor que esto se irá corrigiendo con el tiempo... Aparentemente sí, pero el equilibrio craneal se ha roto y existe una disfunción que puede tratarse mediante la osteopatía.

En EE.UU., el doctor Viola FRYMANN realizó un estudio en una maternidad de California con 1.200 bebés de cinco días de edad. Tan sólo el 12% tenían el cráneo libre, mientras que el 95% de los niños “nerviosos” tenían el occipucio bloqueado.

DEBERÍA HACERSE UN RECONOCIMIENTO OSTEOPÁTICO EXHAUSTIVO DESPUÉS DE CADA NACIMIENTO.

¿Cuándo hay que llevar al bebé al osteópata?

. En caso de nacimiento con epidural o voluntariamente retrasado.

. Cuando el parto ha sido demasiado largo (más de 8 horas) o demasiado rápido (menos de 2 horas).

. En caso de parto múltiple.

.  En caso de presentación pélvica, de frente o de cara.

. Cuando se ha tirado fuertemente de la cabeza del bebé.

. Cuando el cordón estaba enrollado alrededor de la cabeza.

. En caso de nacimiento prematuro (el cráneo es más frágil).

. Cuando se ha presionado el vientre de la madre para facilitar la expulsión.

. En caso de utilización de fórceps o ventosa.

. En caso de cesárea realizada con urgencia.

. En caso de sufrimiento fetal o cuando el bebé haya tenido que ser reanimado  incluso ligeramente.

Y, sobre todo

Aprenda a observar a su bebé y no dude en acudir a la consulta si:

. el niño arquea el cuerpo hacia atrás cuando lo cogen o cuando está mamando

. el bebé está rígido y tienes los brazos y las manos crispados

. se sobresalta al menor ruido y presenta pequeños temblores

. manifiesta falta de tono y le cuesta sostener la cabeza

. llora continuamente

. prácticamente no duerme

. regurgita

. le cuesta digerir y se muestra intranquilo después de mamar

. tarda mucho en mamar

. le cuesta mucho succionar

. se observa un desgaste asimétrico del pelo en la parte trasera de la cabeza

. se ha caído del cambiador, aunque en la radiografía craneal no se observe lesión alguna

. la postura de la cadera o de los pies es incorrecta

. siempre coloca un brazo hacia atrás

. siempre vuelve la cabeza para el mismo lado y siempre duerme del mismo lado

. bizquea de forma permanente

. tiene otitis o bronquitis repetitivas y su respiración es ruidosa.

TRATAMIENTO OSTEOPÁTICO

Un suave examen manual de las distintas movilidades fisiológicas (cráneo, sacro, abdomen...) permite detectar fácilmente las disfunciones menores que generan todos esos males.

Mediante una corrección manual apropiada, siempre con la mayor suavidad, su bebé recobrará la alegría de vivir. Incluso si no presenta ningún

trastorno funcional aparente, las manos expertas y atentas de un Osteópata D.O. le permitirán desarrollar al máximo todo su potencial innato.