La Escoliosis

La escoliosis  es una condición médica en la que la columna vertebral de una persona se curva de lado a lado. Aunque es una compleja deformidad tridimensional, en una radiografía vista desde atrás, la columna vertebral de una persona con escoliosis típica puede verse más como una "S" o una "C" que una línea recta. Cuando esta curvatura es importante, puede ser visible y causar molestias. Cuando la curvatura es muy grave, puede desencadenar otros problemas de salud, que quizás afecten los pulmones, el corazón y las articulaciones. En la mayoría de los casos, la escoliosis es lo suficientemente leve como para no afectar la vida de un niño y no requerir tratamiento médico. Pero en ciertos casos, los médicos indicarán que el niño use un corsé ortopédico o se someta a una cirugía para corregir el problema. Los pacientes que han alcanzado la madurez esquelética son menos propensos a tener un caso de empeoramiento. Algunos casos graves de la escoliosis pueden dar lugar a la disminución de la capacidad pulmonar, ejerciendo presión sobre el corazón, y la restricción de las actividades físicas. Los síntomas de la escoliosis pueden incluir:

  • Desigual musculatura de un lado de la columna vertebral
  • Una importancia costilla y / o un omóplato importante, causado por la rotación de la caja torácica, en la escoliosis torácica
  • Desigual caderas / longitud de las piernas
  • Tamaño asimétrico o la ubicación de mama en las mujeres
  • De acción del nervio lento (en algunos casos)

¿ Cómo se diagnostica la escoliosis ?

  El diagnóstico se realiza por la inspección. La evaluación dará el diagnóstico, la gravedad de la escoliosis y permitirá hacer una estimación del pronóstico de la escoliosis.

  • Cómo cualquier otra enfermedad, la historia clínica es muy importante, se preguntará por la edad de inicio de la deformidad, por si ha ido en aumento desde que se descubrió.
  • Es importante conocer si hay antecedentes familiares.
  • Si hay dolor, si existe debilidad muscular o alteraciones en la sensibilidad de las extremidades.
  • Una vez recogidos los datos anteriores, el médico observará el aspecto del paciente. Se valorará cómo camina y se hará una exploración neurológica con vistas a descartar una escoliosis secundaria a una enfermedad neuromuscular.

Posteriormente se inspeccionará la espalda, viéndose si el tronco es simétrico, si las escapulas están a la misma altura, si existe una simetría o no, de las caderas. Se pedirá al paciente que se doble hacia delante, observando si existe rigidez o si hay una desviación al agacharse. El médico observará si existen gibas o chepas, midiendo la altura de las mismas. En los niños se observará si han aparecido los caracteres sexuales secundarios, como es la aparición de vello púbico o el desarrollo de las mamas, entre otros, eso dará información del potencial que tiene aún el paciente por crecer. Se medirá la talla del paciente con el fin de en las sucesivas consultas ver la progresión del crecimiento.